Aumento de Senos con Grasa Corporal

Aumento de Senos con Grasa Corporal


El aumento de mama con grasa autóloga (grasa del propio cuerpo) o aumento de pecho en Madrid con grasa corporal, se hace con grasa obtenida de otras áreas (abdomen, caderas) mediante una liposucción.

La grasa es filtrada y centrifugada, inyectándose mediante cánulas para incrementar su volumen. Por término medio se infiltran entre 250 y 400 cc de grasa en cada mama. Se suele aumentar una talla de sujetador en esta intervención. Aumentos mayores requieren una segunda intervención.

¿Quién es el candidato ideal para someterse a un aumento de senos con grasa?

Pacientes que deseen incrementar el tamaño de sus mamas sin recurrir a las prótesis. El paciente ha de tener suficiente tejido graso subcutáneo para obtener un volumen apropiado.

Datos sobre el proceso de la operación de aumento de senos con grasa corporal:

En la primera consulta se le examinará las mamas y las potenciales zonas donantes de grasa, explicándole las diferentes alternativas. Siempre que se hace una lipotransferencia existe la incertidumbre del porcentaje que persistirá pasados unos meses.

El aumento de mamas mediante lipotransferencia suele durar entre 2 y 3 horas.

El aumento de mamas mediante grasa autóloga es una buena técnica para aumentar las mamas. Al ser tejido propio no existe reacción a cuerpo extraño, quedando natural tanto visualmente como al tacto. Tras un periodo inicial de inflamación el volumen definitivo se aprecia pasados unos meses.

Para más información sobre aumento de senos con grasa corporal llámenos al 91 434 83 98
y programa su consulta personal

AUMENTO DE SENOS CON GRASA CORPORAL

Cuando se realiza una operación de senos para aumentar su tamaño, se puede hacer de varias formas, y una de ellas es la que nos ocupa, en la que con grasa del propio cuerpo, se procede al aumento de senos que la paciente necesite o quiera.

En otras ocasiones las prótesis ejercen una función principal a la hora de aportar tamaño a los senos femeninos, pero no siempre existe compatibilidad con todo tipo de prótesis, y ya que se quiere eliminar grasa de un lugar del cuerpo, se toma la decisión de proceder con la técnica de aprovecharla para otros usos.

La idoneidad para practicar esta operación en mujeres de salud normal, es en aquellas en las que la grasa corporal se encuentra en exceso en otras zonas del cuerpo.

PROCEDIMIENTO DEL AUMENTO DE SENOS CON GRASA CORPORAL

En primer lugar se trata la grasa para que pueda ser utilizada con esos fines, de forma que se filtra y se centrifuga, para luego inyectarla mediante cánulas en la zona de los senos.

Se suelen infiltrar entre 250 y 400 centímetros cúbicos de grasa por mama, de horma que una vez finalizada la intervención, es fácil que se haya aumentado una talla de tamaño. Si se quisiera aumentar más, habría que hacerlo en una segunda operación.

En un principio se somete a sedación a la paciente, y se procede a anestesiar la zona de forma local, tanto en la zona donante como en la receptora.

Normalmente se suele donar de zonas como el abdomen, la cara interna de los muslos y las rodillas, las cartucheras y la papada, de forma que se extrae la grasa que sobrase de esos lugares, para proceder a desinfectar la cantidad que se haya conseguido.

Una vez ejecutado ese paso, la grasa se inyecta de manera intramuscular y subcutánea, evitando que sea reabsorbida y con el objetivo de que los resultados sean duraderos. Se suele utilizar una cánula muy pequeña con la que se van depositando pequeños implantes de grasa en la zona de la mama.

Esta manera de proceder para un aumento de pecho, hace posible que no exista rechazos del propio tejido graso, y con una durabilidad del injerto muy extendida en el tiempo.

AUMENTO DE SENOS CON GRASA CORPORAL: CUIDADOS POSTERIORES

Cuando se produce este tipo de intervención, no se garantiza que no se vaya a sufrir cáncer de mama en algún momento de la vida de la paciente, aunque pueden aparecer calcificaciones benignas que se distinguen de las demás calcificaciones.

Por otro lado, es posible la aparición de quistes oleosos, es decir, que son benignos y que a veces se pueden palpar, o en ciertas ocasiones, requiere de punción para ver la naturaleza exacta del quiste.

De forma preventiva es recomendable realizar una mamografía de manera periódica, sobre todo los primeros años, y en concreto, durante los primeros 9 a 12 meses tras la intervención quirúrgica.

Posterior a esas revisiones, también se recomienda hacer seguimiento cada 6 meses durante la menos dos años después de realizar la primera mamografía.

En líneas generales, esta técnica de intervención quirúrgica, se llama lipoestructura, ya que se estructura el cuerpo en función de las necesidades de diversas zonas del cuerpo, en las que se aprovecha lo que sobra de otras, como es el caso del aumento de senos con grasa corporal propia.

Si se analizan las posibles ventajas, también ocurre que esta operación no requiere de cicatrices, ya que se hace todo por infiltraciones, por lo que la recuperación es muy rápida, el tacto parecerá totalmente natural, y los resultados son estables y duraderos.

Para más información sobre aumento de senos con grasa corporal llámenos al 91 434 83 98
y programa su consulta personal