Lipoestructura facial


Lipoestructura Facial


La lipoestructura facial es una intervención indicada para modificar la morfología volumétrica de la cara mediante la inyección de la propia grasa del paciente obtenida de otras áreas del cuerpo (lipotransferencia).

Además de su eficacia en el rejuvenecimiento, el tejido adiposo puede ser empleado en pacientes jóvenes para mejorar ciertas áreas del rostro aumentando su volumen.

¿Quién es el candidato ideal para someterse a una lipoestructura facial?

Pacientes que desean incrementar el volumen de sus pómulos, mejillas u otras áreas faciales. Las asimetrías entre ambos lados de la cara también se pueden corregir, así como secuelas traumatismos faciales.

Datos sobre el proceso de la operación:

En la primera consulta se le examinará el rostro y le explicará las diferentes alternativas, incluyendo las no quirúrgicas. Tras un periodo de inflamación que puede durar unos meses hasta su completa resolución, la grasa que finalmente persiste se puede considerar definitiva. La liposucción para extraer la grasa que se va a transferir puede extenderse y realizarse una liposucción completa del área donante.

La lipoestructura facial suele durar entre 1 y 2 horas. Si se realizan otros tratamientos puede prolongarse más. Las incisiones faciales para introducir la grasa son tan pequeñas que no precisan puntos de sutura. En el área donante (abdomen, caderas) se coloca una faja para comprimir la zona durante una semana. Si la intervención se realiza con anestesia local el paciente es dado de alta unas horas después de la intervención.

Los primeros días habrá una inflamación facial que irá remitiendo paulatinamente. Durante varias semanas se le harán tratamientos en nuestra clínica para acelerar este proceso de desinflamación. Las equimosis (moratones) suelen ser poco marcados y mientras permanezcan se ha de evitar la exposición excesiva al Sol.

La lipoestructura facial es un procedimiento eficaz para incrementar el volumen en ciertas áreas del rostro. Tras un periodo de inflamación que puede durar unos meses hasta su completa resolución, la grasa que finalmente persiste quedará integrada en la cara de forma permanente. El aspecto de la cara cambia de forma volumétrica (tridimensional) y al emplear grasa propia no existe reacción de rechazo a cuerpo extraño. Es conveniente realizar visitas periódicas a su cirujano plástico para comprobar que la evolución es la correcta.

Para más información llámenos al 91 434 83 98
y programa su consulta personal