Aumento de pecho Madrid

Aumento Mamario

. . .

El aumento mamario o mamoplastia de aumento es, junto a la liposucción, la intervención que se realiza con más frecuencia en cirugía plástica.

Consiste en la introducción de una prótesis de silicona (también puede ser de suero fisiológico) debajo de la mama para incrementar su volumen.

Esta intervención se ha practicado desde el año 1962, cuando se implantó la primera prótesis de silicona. La edad de las pacientes que lo solicitan están entre los 18 años y los 65.

El postoperatorio en cirugías de aumento de pecho

Durante los primeros días la paciente notará un dolor en el pecho que no suele ser excesivo pero que requerirá tomar analgésicos. Cuando las prótesis se colocan por encima del músculo (retroglandulares) el dolor es mínimo, siendo mayor cuando se colocan por detrás del músculo (retropectorales).

La inflamación inicial va remitiendo poco a poco. Durante las semanas posteriores se le harán unos drenajes manuales en la clínica por parte de una fisioterapeuta para acelerar este proceso.

Los primeros días se deberán evitar ciertas actividades, como conducir o levantar pesos importantes y en una o dos semanas se podrá reincorporar a su vida social y laboral. Durante el primer mes se han de evitar las actividades físicas extenuantes, como correr o ir al gimnasio. El sujetador se deberá llevar de forma permanente, incluso para dormir, al menos durante las dos primeras semanas, pudiendo quitárselo solo para ducharse.

Se le hará un tratamiento específico de la cicatriz mediante láminas de silicona durante los primeros dos meses para que estas evolucionen lo más rápidamente posible. Al año de la intervención suelen ser imperceptibles.

Proceso de la operación de aumento de pecho

El aumento mamario se puede hacer a través del surco submamario, la areola o la axila. Además, las prótesis se pueden colocar por debajo del músculo pectoral (posición retropectoral) o por encima, debajo de la glándula mamaria (posición retroglandular).

Hay que decidir el tamaño de las prótesis y su forma, ya que pueden ser redondas o con forma estable (anatómicas, en forma de gota). La elección entre todas estas variables se decidirá conjuntamente entre usted y su cirujano.

Revisiones en el aumento de pecho

Las actuales prótesis mamarias de gel cohesivo de silicona no precisan ser cambiadas hasta pasados 10 años o más, a menos que presenten algún deterioro. Pueden incluso romperse pero ello no implica un peligro para la salud. Es conveniente realizar una visita anual a su cirujano plástico para comprobar que la evolución de sus implantes mamarios es la correcta.

Preguntas frecuentes sobre la operación de aumento de pecho

¿Por dónde se introducen las prótesis en el aumento de mama?
Las vías de abordaje para introducir las prótesis pueden ser 3: submamaria, areolar y axilar. Se indica una u otra en según la anatomía del pecho y las preferencias de la paciente. Asimismo, se pueden recomendar prótesis de forma redonda o anatómica, buscando siempre la mejor opción.
¿Qué tipo de prótesis se emplean?
Las que empleamos en todos los casos son de Gel Cohesivo de Silicona, debido a su durabilidad, tacto y ausencia de rechazo. La cohesividad es una propiedad que evita su deformidad aún en caso de rotura.
¿Hay que cambiar las prótesis?
Las prótesis de mama actuales no precisan un recambio periódico como las anteriores. Actualmente la mayoría de las prótesis de silicona son de gel cohesivo, lo que ha disminuido mucho el porcentaje de roturas espontáneas.
Si se tiene un hijo tras la intervención, ¿se le puede dar de mamar?
Si. Las prótesis se colocan en un plano posterior al de la glándula mamaria, no dificultando la secreción de leche a través de los conductos galactóforos hasta el pezón.
¿Existe intolerancia o rechazo a la silicona?
La silicona es perfectamente tolerada por el organismo. No se ha demostrado ninguna repercusión sobre la salud en ningún aspecto. Puede haber complicaciones como en toda cirugía, pero no son debidas a la composición de las prótesis.
¿Qué tipo de anestesia se emplea?
Actualmente se puede hacer de forma indistinta con anestesia local o general. Cuando se hace con anestesia local la paciente ha de ser sedada por el anestesista. El cirujano y el anestesista le recomendarán la mejor opción.
¿Qué cuidados post-operatorios son necesarios?
Durante las primeras 3 semanas del postoperatorio es conveniente llevar de forma permanente un sujetador de tipo deportivo para estabilizar la posición de la prótesis. El levantamiento de pesos importantes hay que evitarlo durante las primeras 4 semanas.
¿Hay que hacerse masajes postoperatorios?
A nuestro criterio, los masajes están contraindicados. La razón de indicarlos es disminuir la probabilidad de aparición de contractura capsular, algo que no se ha demostrado de forma científica. Consideramos que son dolorosos y no presentan ninguna ventaja.
¿Cuándo se puede volver a hacer las actividades habituales?
La mayoría de las pacientes se pueden incorporar a sus actividades laborales en el plazo de 1 semana, siempre que el trabajo no tenga mucho requerimiento físico. Otras actividades como gimnasio o natación hay que posponerlas 1 mes.