Aumento Mamario con Mastopexia Periareolar

abdominoplastia
Abdominoplastia sin drenajes postoperatorios
10 junio, 2020
Lipotransferencia en gluteos
Cuidados tras un tratamiento de lipotransferencia de glúteos
7 julio, 2020
Aumento de pecho

Los motivos por los que muchas mujeres solicitan realizarse un aumento mamario con mastopexia son casi siempre dos: después de los embarazos o por pérdidas notables de peso. Tras ambos acontecimientos las mamas sufren a su vez 2 procesos:

1. Una disminución de su volumen. Las mamas están compuestas de grasa y glándula. Tras la lactancia el tejido glandular sufre una atrofia parcial. Y tras la pérdida notable general de peso, la porción grasa también pierde volumen.

2. La distensión de las mamas durante los embarazos y la obesidad marcada provoca un “estiramiento” de los ligamentos internos de soporte (ligamentos de Cooper), cuya laxitud posterior ocasiona la ptosis mamaria.

    La corrección se puede realizar eficazmente en una sola intervención, siempre que estas mamas hipoplásicas y ptósicas cumplan algunos requisitos:

  • La ptosis glandular mamaria debe ser leve-moderada
  • El complejo de areola-pezón no debe precisar subir más de 3 cms.
  • El exceso de piel de la base (polo inferior) debe ser moderado
  • La paciente no debe fumar al menos 4 semanas antes y después de la intervención.

La intervención se realiza bajo anestesia general. Comienza con el implante de las prótesis de gel de silicona, del tamaño que previamente se ha acordado con la paciente según sus preferencias. La posición puede ser retrofascial o retromuscular, según las características anatómicas y los hábitos deportivos de la paciente. Una vez colocados los implantes, se procede a realizar la mastopexia siguiendo una marcación en donut: un circulo en la areola y otro excéntrico alrededor que permitirá conseguir dos objetivos: reducir el tamaño de la areola (habitualmente grande) y subir su posición (entre 1 y 3 centímetros).

La parte más importante de la intervención son las suturas de cierre, ya que la mayoría de las complicaciones postoperatorias se deben a una mala cicatrización. Al ser una cicatriz circular periareolar, hay una fuerza centrífuga que tiende a distender y ensanchar dicha cicatriz. Para contrarrestar esa fuerza es muy recomendable hacer una sutura continua especial (conocida en la literatura anglosajona como Interlocking Purse-String Suture) y con un material que ha de ser irreabsorbible, como el Gore-Tex o el Prolene.

Salvo por la sutura periareolar, el postoperatorio es similar a cualquier aumento mamario mediante implantes. Las recomendaciones de evitar actividades deportivas durante 4 semanas, empleo permanente de un sujetador especial durante ese mismo periodo y tomar la medicación postoperatoria recomendada es idéntica. La única diferencia son los cuidados específicos de la cicatriz circular.

En los casos que las mamas sean demasiado ptósicas o no cumplan los requisitos para esta técnica, se indica la mastopexia vertical, que es similar a esta pero incluyendo una cicatriz vertical desde la areola hasta el surco inframamario. Si bien las pacientes son inicialmente reacias a este procedimiento por ocasionar una cicatriz más “visible”, los resultados a medio plazo (1 año) muestran que dicha cicatriz se vuelve prácticamente inapreciable, por lo que no hay que forzar la indicación de la técnica periareolar cuando no es apropiada.

boton gluteos