Mamas Tuberosas: Reconstrucción Quirúrgica

cirugia estetica madrid
Preguntas Frecuentes en la Clínica de Cirugía Estética
5 noviembre, 2019
abdominoplastia
Abdominoplastia sin drenajes postoperatorios
10 diciembre, 2019
Operacion de Pechos

Las Mamas Tuberosas son una deformidad del desarrollo causada por un anillo fibroso constrictivo en la base de las mamas que impide su crecimiento, tanto en sentido vertical como horizontal. Esto da un aspecto “tuberoso” o en forma de tubo, debido a una herniación del tejido glandular mamario a través de dicho anillo que incrementa la presión sobre las areolas, agrandándolas.

Cómo saber si tengo mamas tuberosas

La primera descripción de esta anomalía de las mamas fue realizada en 1976 por Rees y Aston, no existiendo aún datos precisos de su incidencia en la población general, si bien se considera que es elevada. La mayoría de las mamas asimétricas que acuden a una consulta de Cirugía Plástica son tuberosas.

Puede presentarse en una sola mama (unilateral) o en ambas (bilateral), apareciendo durante el desarrollo en la pubertad y ocasionando a menudo problemas de autoestima en las pacientes por verse unas mamas raras o “feas.

Tipos de mamas tuberosas según la gravedad. Escala de Grolleau.

Para su Clasificación se emplea la escala de Grolleau, de menor a mayor gravedad, que divide la mama en 4 cuadrantes y analiza cuales están afectados. Se reconocen 3 tipos:

  • Tipo I: hay una falta de desarrollo del cuadrante inferior y central en la base de la mama. Es el tipo más frecuente y a menudo pasa desapercibido.
  • Tipo II: falta el desarrollo de los 2 cuadrantes inferiores de la mama, el central y el lateral, dando lugar a un polo inferior mamario constrictivo. Es decir, la mitad inferior de la mama está poco desarrollada.
  • Tipo III: están afectados los cuatro cuadrantes mamarios, la base completa de la mama. Solo se desarrolla el complejo de la areola, no creciendo la mama ni vertical ni horizontalmente. Es lo que popularmente se conoce como “mamas caprinas”.

Operación Mamas Tuberosas

El tratamiento quirúrgico de unas mamas tuberosas representa un verdadero reto para el cirujano plástico. La asimetría es la norma. Se pueden dar todas las variantes: tener que reducir una mama y aumentar la otra, aumentar ambas con diferentes tamaños de implantes, corregir sin emplear implantes, etc.

Existen diversas técnicas para su corrección: Ribeiro, Mandrekas, Elliot, Gasperoni, etc. En los últimos años ha adquirido bastante popularidad la de Puckett , que presenta unos resultados consistentemente buenos o excelentes. La técnica se realiza íntegramente a través de la areola (abordaje periareolar), lo que permite simultáneamente realizar los 3 pasos habituales: reducir el tamaño de la areola, introducir una prótesis mamaria para aumentar el volumen y modificar la forma de la glándula.

Mamas Tuberosas Lactancia

Al conservar los conductos galactóforos, permite en un futuro dar la lactancia al bebé si la paciente lo desea. Por otra parte, la cicatriz periareolar que queda es poco notoria.

Mamas tuberosas. Prótesis mamarias

No es estrictamente necesario implantar prótesis mamarias, si bien en la mayoría de los casos hay una hipoplasia o mamas pequeñas que mejorarán con dichos implantes. Se suelen colocar implantes de tipo anatómicos o ergonómicos, en posición retrofascial o retropectoral. El volumen de los mismos vendrá dado por las dimensiones del tórax de la paciente y sus expectativas. La intervención se realiza mediante anestesia general, con una noche de ingreso hospitalario.

Postoperatorio Mamas Tuberosas

A pesar de la experiencia de cirujano, no es infrecuente que persistan tras la intervención pequeñas anomalías estéticas, como el doble surco o el canal intermamario ancho, para lo cual disponemos de la técnica de lipotransferencia o moldeamiento mediante la inyección de grasa de la propia paciente como un procedimiento menor secundario.

boton gluteos