Prepararse para una cirugía mamaria

abdominoplastia
Abdominoplastia sin drenajes postoperatorios
10 diciembre, 2019
blefaroplastia
Blefaroplastia: Rejuvenecimiento Periorbitario Integral
26 diciembre, 2019
Cirugia Mamaria

Una cirugía mamaria, no es una operación cualquiera. Se trata de una operación con la que vas a poder cambiar tu aspecto físico, hacia uno que más te guste, con el que te sientas más cómoda. A pesar de que no se trata de una operación peligrosa, muchas mujeres tienen miedo a operarse debido al desconocimiento que tienen acerca de la operación o simplemente, por el hecho de pasar por un quirófano. En este artículo, te vamos a ayudar a prepararte para una cirugía mamaria, con toda una serie de consejos que podrás tener en cuenta antes de someterte a la operación, empezamos.

 

¿Estás segura?

Lo primero es lo primero, estar segura de que realmente te quieres operar. Evita realizar la operación en base a un impulso pasajero o un mero capricho. Una cirugía mamaria es una operación que va a suponer un cambio importante en tu cuerpo, por lo que tienes que estar muy segura por lo que vas a pasar y, sobre todo, por como vas a quedar.

Examina las razones por las que vas a someterte a la cirugía. La principal razón a tener en cuenta es hacerlo por ti misma, no las presiones externas.

 

Hazte una mamografía

Antes de llevar a cabo la cirugía de pecho, es muy recomendable el realizarse una mamografía. La razón es muy sencilla y es que, cuando se coloca un implante de mama sobre el pecho, es más complicado la realización de una mamografía futura. De esta forma, sometiéndote a una mamografía antes de colocar dicho implante, es una buena forma de asegurar que gozas de una buena salud, antes de someterte a dicho implante.

En este caso, debes de avisar al técnico que te lleve a cabo la mamografía de tus intenciones de someterte a la cirugía mamaria, con el fin de que sea mucho más minucioso a la hora de examinar los resultados que no deje ningún cabo suelto.

 

No fumes

El tabaco es malo en todos los aspectos, independientemente de que te operes o no. Sin embargo, si vas a llevar a cabo la realización de una cirugía mamaria, el tabaco es más peligroso. La razón es también muy sencilla y es que, uno de los efectos principales que tiene el tabaco, es la disminución de oxígeno en sangre, por lo que tiene una gran influencia en los órganos vitales del cuerpo, causando toda clase de problemas, como por ejemplo los infartos.

Si estás fumando antes de someterte a la cirugía, estamos hablando de unas 6 y 8 semanas de preparación, tu oxígeno en sangre será mucho más bajo y, por lo tanto, la operación puede presentar complicaciones. De esta forma, si dejas de fumar, no solo estarás ayudando a tu cuerpo a disminuir los niveles de monóxido de carbono, si no que tu cuerpo, responderá mucho mejor a la operación. Desde luego, puede que este sea un buen momento para dejar de fumar de forma definitiva.

 

Preparativos ante la inmediación de la operación

Ahora que no fumas y que además tienes tu mamografía en orden, llegan los preparativos más inminentes. En primer lugar, tendrás que habar con tu médico de cabecera de la operación, debido a que cuando se lleva a cabo la cirugía, algunos de los medicamentos que puedas estar tomando, deberán de ser cancelados para que no interfieran en el proceso de la cirugía. De esta forma, tu medico debe de estar siempre al tanto cuando interrumpas el tratamiento, ya no solo para tener en cuenta las consecuencias futuras, si no para poder recomendarte o cambiarte la medicación, en el caso de que hiciera falta.

Por otro lado, el ayuno es importante antes de la cirugía. En este caso, la razón es que, con el estómago vacío es más complicado tener problemas con la anestesia. Estos problemas suelen ser vómitos, reflujos, etc. De esta forma, nos evitamos que estos problemas hagan peligrar la intervención, convirtiéndola en un proceso más complicado de lo que es.

Ten todo programado. Olvídate de acudir a la clínica en coche y volver luego en el mismo. El postoperatorio está para respetarlo, por lo que tendrás que tener claro quien puede ir a buscarte y ayudar a llevarte de vuelta a casa. De la misma forma, necesitarás un poco de ayuda extra en cuanto a las labores domésticas se refieren, por lo que no tengas problema en que te ayuden en las tareas del hogar ya que, durante unos días, no deberías de levantar ninguna clase de peso ni realizar ningún esfuerzo. Cuando hablamos de estas tareas domésticas, no solo estamos pensando en las que requieran una mayor dedicación, si no que también esta el tema de cocinar. Por muy livianas que te parezcan, olvídate, no hay nada mejor para una buena recuperación, que tomar un merecido descanso.

Por último, acude a la operación con la piel limpia. En este caso, no nos estamos refiriendo que vayas bien perfumada u oliendo a jabón, si no, todo lo contrario. Evita el uso de perfumes, desodorantes u otros productos que puedan suponer un riesgo de contaminación para el cuerpo. Ten presente que te van a practicar una cirugía y todos estos productos pueden resultar de lo más tóxicos.

Todas estas medidas te las comentará tu cirujano antes de llevar a cabo la operación y es bastante probable que te aconseje el uso de un jabón especial contra las bacterias, para que puedas acudir con la piel mucho mas limpia y cuidada y así evitar posibles focos de infección durante la operación.

Si tienes en cuenta todas estas medidas, seguro que tu cirugía mamaria es mucho más sencilla y llevadera y pronto podrás estar presumiendo de tu nuevo pecho.

boton estetica