Rinoplastia

¿Qué es la Rinoplastia?

La rinoplastia es una intervención que se indica cuando la nariz tiene unos defectos estéticos o funcionales que queremos corregir. Puede tratarse de una giba pronunciada del dorso nasal, una punta caída o una dificultad para respirar.

Se trata de una cirugía complicada, por lo que se recomienda que la intervención quirúrgica la lleve a cabo un profesional en cirugía estética, que además tenga sensibilidad y se centre en los detalles de la nariz para obtener un cambio inmejorable, de forma que cierto refinamiento en la intervención sea la clave para obtener la nariz de los sueños de los pacientes.

He leído y acepto el Aviso legal

Tipos de cirugía que existen para la rinoplastia

Existen varios tipos de rinoplastiadependiendo de las condiciones de la nariz y de los resultados que se quieran obtener.

En primer lugar, contamos con la rinoplastia cerrada, que es aquella que se realiza a través de las fosas nasales, y que suele ser la más frecuente. En esta cirugía se accede a los cartílagos, al tabique y a la zona que se quiere modificar a través de los orificios de la nariz, sin dejar cicatrices y teniendo un campo de acción más flexible para realizar todos los cambios deseados.

En cuanto a la rinoplastia abierta, es aquella que como su propio nombre indica, se realiza con una incisión en la zona media de la nariz, dejando a la vista huesos y cartílagos, y operando de forma más visible aunque las secuelas se transforman en forma de cicatrices, aunque se intentan disimular de manera obvia.

Esa zona media de la nariz se llama columela, y este tipo de cirugía suele hacerse en segundas intervenciones, o con casos complicados de rinoplastia compleja. En cualquier caso, los resultados son siempre satisfactorios tanto para el cirujano como para el paciente, a pesar de la incomodidad que supondría este tipo de operación quirúrgica.

La rinoplastia estética es aquella que únicamente se realiza con fines estéticos, por desvío de la nariz o por eliminar un defecto que no le satisface.

Por otro lado, contamos con la rinoplastia funcional que es la que se hace para recuperar funciones básicas del paciente, como respirar de forma adecuada, y que requiere de la presencia de un otorrino para que la operación se realice con todo el éxito posible en las estructuras que impiden la respiración como el tabique desviado, o los cornetes de demasiado grandes.

La rinoplastia de disminución es aquella que minimiza el tamaño de la nariz, para compensarlo con el tamaño del resto de estructuras faciales, y con el conjunto del rostro, y la rinoplastia de aumento, en la que se hace lo contrario, aumentar la nariz, ya que se trata de una nariz pequeña respecto al resto de la cara, o una nariz que no tiene tabique o bien en aquellas en las que se ha producido un descolgamiento de la punta de la nariz.

¿Quién es el candidato ideal para someterse a una rinoplastia?

Cualquier paciente sano que tenga un defecto en la nariz que no le agrade es un candidato apropiado.

Los defectos más habituales son: Nariz grande que se desea hacer más pequeña pero sin que quede respingona. Giba dorsal pronunciada que queremos que quede recta en la visión de perfil. Punta nasal caída o grande y que queremos pequeña y natural. Traumatismos previos con desviación del tabique.

Datos sobre el proceso de la operación de rinoplastia

En la primera consulta se le hará un examen nasal preciso, tanto por fuera como por dentro de la nariz y le aconsejará la mejor opción para usted. Le comentaremos que existen dos tipos de técnicas, la rinoplastia abierta y la cerrada, indicándole la más apropiada para su caso.

Una rinoplastia suele durar entre 1 y 2 horas. Al terminar se le colocará unos tapones en ambas fosas nasales y una férula en el dorso de la nariz. Tras la intervención, el paciente vuelve de nuevo a su habitación. El dolor postoperatorio en la rinoplastia suele ser moderado.

Los tapones se suelen quitar a los dos o tres días y la férula a la semana de la intervención.

Al día siguiente o a los dos días de ser dado de alta acudirá a la consulta para retirarle los tapones y hacerle la segunda cura. Durante los primeros días el paciente puede notar dolorimiento nasal pero que, en contra de lo que pudiera pensar, no suele ser excesivo. Se le recetarán analgésicos y antinflamatorios los primeros días.

Puede que tenga los párpados algo inflamados o amoratados, resolviéndose esta situación antes de las dos semanas. Cada día el paciente se encontrará mejor, sobre todo cuando se le quite el taponamiento y pueda volver a respirar por la nariz. A la semana de la intervención se le quitará la férula y los puntos si los hubiera, y ya podrá apreciar el resultado final con bastante aproximación. Podrá reincorporarse a su actividad laboral entre la primera y la segunda semana. La rinoplastia es una intervención segura y definitiva. Si el resultado es el que usted deseaba la nariz no presentará cambios importantes el resto de su vida. Si su problema era la dificultad respiratoria, mejorará notablemente.

Preguntas Frecuentes Sobre Rinoplastia en Madrid

¿Cuándo se pueden ver los resultados definitivos tras la intervención?
La mejoría se aprecia ya una vez retirada la férula del dorso nasal (una semana). Tras un periodo de inflamación postoperatoria que es variable, el resultado se puede considerar como definitivo a los 2 o 3 meses de la intervención.
¿Se ponen tapones en las fosas nasales tras la operación?
Se colocan unos tapones cilíndricos que se suelen llevar entre uno y cuatro días, dependiendo de que haya que operar el tabique nasal.
¿Qué tipo de anestesia hay que emplear?
Habitualmente se hace con anestesia general, salvo que solo se opere la punta nasal o haya que hacer un retoque.
¿He de quedarme ingresado/a?
Cuando se realiza con anestesia local se puede hacer ambulatoriamente. Cuando se requiere anestesia general se recomienda una noche de ingreso.
¿Es doloroso el postoperatorio?
Sorprendentemente el postoperatorio suele ser poco doloroso, aunque los moratones (equimosis) que pueden aparecer sean llamativos.
¿En cuánto tiempo puedo reanudar mis actividades habituales
La férula se quita a la semana de la intervención, siendo para entonces la inflamación poco apreciable. Los moratones alrededor de los ojos pueden tardar algunos días más en reabsorberse.

Para más información sobre rinoplastia en Madrid llámenos al 91 434 83 98
y programe su consulta personal

QUÉ PODEMOS MODIFICAR EN LA INTERVENCIÓN REALIZADA EN NUESTRA CLÍNICA DE RINOPLASTIA EN MADRID

La operación de nariz que realizamos en nuestro centro de rinoplastia en Madrid puede tener varios tipos de procedimientos así como de enfoques, es decir, los cambios que se pueden efectuar en la nariz de los pacientes son varios y siempre atienden a dos vertientes principales, cambios en el dorso nasal y cambios en la punta nasal.

En cuanto al dorso nasal puede requerir un aumento, una disminución o una alineación, dependiendo de cada caso particular y cada necesidad de la nariz, ya que muchas veces no se trata de una mejora estética, como se ha comentado con anterioridad, sino de una intervención con fines médicos y de salud.

Cuando se ha de aumentar el tamaño de la nariz en el dorso nasal se utilizan injertos de cartílagos de la oreja o de costillas del propio paciente, que se extraen con incisiones a través de la nariz, o bien por vía externa, según haya sido una cirugía de nariz abierta o cerrada.

Este tipo de intervención quirúrgica se suele efectuar a pacientes con alguna deformidad traumática, o a los que han sido operados previamente pero han tenido que realizarse una excesiva recesión de dorso nasal.operacion de rinoplastia madrid

Por otro lado, cuando se hace una disminución nasal se interviene en la giba nasal que suele ser muy acusada, y que se retira con bisturí, al estar formada esa joroba por cartílago, óseo una combinación de ambos. Cuando se precisa la alineación dorsal, se realizan osteotomías en la bóveda ósea, para conseguir la línea media equilibrada en la pirámide nasal.

En cuando a las modificaciones en la punta nasal, es la parte de la cirugía en la que más complicaciones pueden resultar. Existe necesidad de rotación, modificación de la forma y proyección de la punta nasal, según la necesidad del paciente para dejar la nariz en perfectas condiciones estéticas, es decir, donde la naturalidad y la satisfacción sean las principales características del paciente una vez operado.

Se puede decir que la rinoplastia de punta de la nariz, supone una de las operaciones más complejas de la medicina estética, ya que se requiere la eliminación del cartílago que la hace de esa forma no deseada, para sustituirlo por tejido blando que se llama fascia temporal, para así conseguir un tacto natural y sin exceso de líneas rectas.

Para todos estos casos, puedes confiar en nuestro centro especializado en la intervención de rinoplastia en Madrid.

PROCESO POSTOPERATORIO RINOPLASTIA

Las complicaciones que pueden surgir en cualquier cirugía son habituales, pero en el caso de la rinoplastia, al tratarse de una de las operaciones más complicadas que existen en la cirugía estética, se deben atender a aspectos de exigencia y disciplina desde el primer momento, algo que te garantizamos en nuestro centro especializado en rinoplastia en Madrid.

Algunas de esas complicaciones pueden ser las siguientes:

  • Sangrado después de la cirugía, ya que la zona se encuentra muy capilarizada y puede ocasionar este tipo de hemorragias posteriores, y que requiera de taponado nasal para su control.
  • Obstrucción nasal, ocasionado también por lo anterior, ya que pude desprenderse algún coágulo o similar que obstruya la nariz.
  • Rotura de vasos sanguíneos.
  • Infecciones que se pueden controlar con los determinados antibióticos.
  • Proeso post-operatorio complicado debido al calibre de la cirugía y de las intervenciones que se hayan requerido.
  • Resultados insatisfactorios, de los cuales hasta la fecha no nos consta ninguno en las intervenciones realizadas en nuestra clínica de estética.

En cuanto al proceso post-operatorio requiere de paciencia, ya que durante al menos seis horas tras la operación, habrá que observar el tipo de evolución del paciente para proceder a su alta, y que por supuesto, hayan pasado los efectos de la anestesia que se haya aplicado.

Los días después de la operación se debe mantener un reposo relativo, en posición de semisentado, para evitar acumulación de sangre en la parte alta de la nariz, y por la dificultad respiratoria que supone la situación de sequedad oral, por lo que también es recomendable beber muchos líquidos.

Unos días después de la intervención deberá acudir a nuestra clínica de rinoplastia en Madrid para el retirado del taponamiento nasal, y será adecuado que se hagan lavados nasales con suero fisiológico para mantener una higiene nasal correcta, y por otro lado se debe ir ajustando la férula del dorso según vaya disminuyendo la inflamación para evitar que se desplace y no haga el efecto deseado, hasta el momento de retirarla por completo.

Para más información sobre rinoplastia en Madrid llámenos al 91 434 83 98
y programe su consulta personal